miércoles, 1 de abril de 2015

CAPÍTULO 29. CARTAS CON SABOR A LIMA

CAPÍTULO VEINTINUEVE: TE QUIERO.
Álvaro se encontraba en el centro de la estancia, con el rostro trastornado y la espalda encorvada de pura tensión. Había relatado aquella versión a la policía tantas veces que se moría de la impotencia, y le había explicado lo sucedido a los padres de Lola mientras se odiaba a sí mismo por haber sido incapaz de salvarla de las fauces de aquel monstruo.
La madre de Lola lloraba a lágrima viva, pero él se sentía seco por dentro. Una parte de él había muerto tras dejar ir a su chiquilla en la parte trasera del coche.
La dejaste escapar, imbécil... , se recriminó en silencio.
Los recuerdos del verano pasado discurrieron por su mente. La había tenido en sus brazos tantas veces que recordarlo dolía demasiado. Pudo amarla y no lo hizo. Se comportó de manera cobarde porque lo aterraba volver a sentir.
Si pudiera retroceder... si pudiera decirle que me vuelve loco... que me tiene hechizado... que me muero por tenerla en mi cama...
Había perdido su oportunidad y lo sabía. Carecía de importancia aquel niñato con el que ella compartía Dios sabe qué. Sabía que él la había empujado a sus brazos, y vendería su alma al diablo para que Lola volviera a sonreír sana y salva... aunque dedicara sus sonrisas a otro hombre.
Cerró los ojos y expulsó el aire que llevaba conteniendo. Se moría... una parte de él ─la que Lola había revivido con su espontaneidad y su alegría─, moriría si no volvía a verla.
Sintió la presencia de una mocosa a su lado. Era la amiga de Lola, otra de sus alumnas. Por mucho que lo hubiese intentado, Lola no se parecía a ninguna de aquellas jóvenes con minifalda. Ella era más, y preguntarse la razón carecía de lógica.
Su miembro crecía cuando la tenía cerca. Una de sus sonrisas le alegraba el alma. Era tan espontánea... tan llena de vida...
La mano de Andrea le apretó el antebrazo, y él supo que aquella chiquilla callaba demasiado. Pudo vislumbrar la compasión en su mirada. El temor verdadero de perder a una amiga querida. El dolor compartido. Trataba de consolarlo porque conocía sus verdaderos sentimientos, que se alejaban de la clásica preocupación que cualquier profesor podría sentir por uno de sus alumnos.
¡Al carajo!, Lola no es otra más..
─Yo... yo solo quiero volver a ver a mi amiga ─titubeó a su lado─. Pero en este salón solo encuentro miradas que me dicen lo contrario. Es como si todo el mundo se hubiera rendido...
─¿Me preguntas si creo que volveremos a verla? ─replicó furioso.
Andrea asintió anhelante.
─No hay nada que desee más en esta vida que volver a ver a Lola ─sentenció.
Se alejó de Andrea porque la ira lo carcomía por dentro, pero a escasos metros de la puerta, una pareja de policías lo detuvo otra vez. Él sabía que estaban haciendo su trabajo, pues había sido el único testigo de los hechos. Por eso mismo se sentía tan frustrado y fuera de sí. Había tenido a aquel criminal frente a sí y sin embargo, fue incapaz de salvar a Lola.
─¿Podría ofrecernos una descripción más detallada del hombre? ─exigió uno de ellos.
Álvaro lo asesinó con la mirada.
─Ya se la di a los otros agentes, ¿Qué demonios hacen aquí?, ¡Eh! ¡Aquí no hacen nada mientras Lola está muerta de miedo, joder! ─estalló, granjeándose la mirada del gentío que había reunido en el salón. Lo que en realidad quiso fue gritarse a sí mismo aquellas palabras.
El agente se irguió y lo contempló molesto.
─Le aseguro que nuestros compañeros están trabajando en la búsqueda, pero una descripción más precisa nos serviría de ayuda. Cualquier detalle que pueda recordar...
─Les dí la matrícula del coche... ¡Todo! ¿Qué más necesitan para encontrarla? ─recriminó fuera de si. Trató de calmarse y enunció las siguientes palabras con tono distante─. Es un hombre grande, apestaba a alcohol, con la nariz rojiza y poco pelo, dientes amarillentos...
Antes de que pudieran preguntarle algo más, salió de la casa tan mareado por sus propios sentimientos que tuvo que agarrarse a la verja. Allí dentro no hacía nada. Movería cielo y tierra para encontrar a Lola.
Y con aquel pensamiento, se encaminó hacia su coche para peinar toda la ciudad.

***


Solo existía un sitio al que su tío pudiera ir. Cada vez que lo pensaba más furioso se ponía. Aceleraba la moto en cada curva sin miedo a caer por el acantilado. Sabía que era imposible porque su vida estaba conectada a la de Lola en aquel instante. Si ella sufría, él sufría. Si ella moría, él moría.
Todo el daño que su tío le infligiera él se lo devolvería doble...
Mientras conducía la moto, rogaba para que el cerdo no se propasase con ella. Tenía los ojos empañados por las lágrimas y el corazón oprimido por la ira y el miedo.
Por Dios, que no la toque... que no lo haga... si la toca me muero... me muero y lo mato antes...
Los pensamientos le martilleaban la cabeza. Contemplaba los andares pesados del sádico de su tío acercándose a Lola. Ni quería ni podía imaginarlo porque se ponía enfermo. La bilis le subía a la garganta mientras conducía a toda prisa.
Cada kilómetro recorrido era como un bálsamo para su angustia. Quería ir más rápido y aceleraba al máximo, consciente de que cada segundo ganado era por Lola.
No pude salvar a mi familia... ni a mi madre... pero voy a salvar a Lola, aunque para ello tenga que alejarme de ella para siempre. Todo esto es culpa mía...
La furia lo cegaba y estuvo a punto de salirse de la carretera en una curva. Aún así no logró serenarse, porque de una cosa estaba seguro: la amaba. Amaba a Lola y de eso no le cabía ninguna duda.
Estoy jodido... da igual lo que suceda hoy... porque estoy jodido. Me muero por ella y ya es tarde para remediarlo. Solo quiero encontrarla y amarla. Mantenerla a salvo y alejarla de mí porque no la merezco. Amarla desde la distancia es lo que menos me asusta, porque si Lola se muere después lo hago yo. Me tiro por un barranco tras asesinar al desgraciado que lleva mi sangre.
Y al vislumbrar la casita de madera abandonada que se veía sobre la colina, aceleró y lo golpeó un último pensamiento certero.
Maldito el día en el que la puse en mi camino. Soy un jodido egoísta... pero te juro que te voy a salvar, Lola. Cuando te tenga en mis brazos, no habrá nada que pueda hacerte daño... ni siquiera yo.

***
Lola retrocedió a rastras hasta que su espalda golpeó la pared y se hizo un ovillo con su propio cuerpo. Las manos de aquel hombre le habían propinado una paliza antes de desgarrarle la ropa. Tenía el cuerpo dolorido, pesado y ensangrentado por los golpes.
De tanto dolor se había derrumbado porque era incapaz de sostenerse en pie, pero no era el ensañamiento de aquel sádico lo que la aterraba, sino la lujuria con la que había devorado su cuerpo desnudo.
No quería que la violara... antes prefería la muerte. Deseaba que la golpeara hasta perder la conciencia. Cualquier puñetazo sería mejor recibido que la polla de aquel cerdo entre sus muslos.
Al primer intento, había batallado como una fiera. Se defendió de tal forma que logró enfurecerlo. Y llegaron los golpes. La boca le sabía a sangre y le costaba respirar. Se había ensañado con ella con tanta rabia que le había desgarrado la ropa. Desnuda y agazapada contra la pared, con la ropa interior deshecha y aterrorizada, trató de ponerse en pie, pero la mano de aquel hombre llegó antes de lo previsto. La asió de los brazos hasta que gritó de dolor.
─¿Por qué hace esto...?
Sollozó al contemplar como se desabrochaba los pantalones y la estampaba contra la pared.
─A mi sobrino le gusta que hables... pero yo prefiero que cierres esa boquita de puta... ─le pasó el pulgar por el pómulo, y ella apenas pudo contener la arcada que le sobrevino. El gesto de asco lo puso furioso, y le estampó una bofetada que ladeó su cabeza y la golpeó contra la pared─. Me vas a hacer todo lo que le haces a él... ¡Todo!
No supo cómo encontró la fuerza para alzar la barbilla y contemplarlo con rabia.
─Antes prefiero que me mate.
El hombre se bajó los pantalones y soltó una carcajada que la puso enferma.
─Qué lástima que mi polla no piense lo mismo...
Lola le escupió, y antes de que llegara otro golpe, se abalanzó contra él y lo golpeó con todas sus fuerzas. Enloquecida, aterrada, al borde del desmayo; luchó para que aquel hombre no la tocara.
Entonces un agudo dolor le atravesó el pecho y los ojos se le llenaron de lágrimas. Se quedó paralizada, e incluso el hombre pareció aterrado de lo que acababa de hacer. Las manos temblorosas consiguieron llegar al pecho, de donde un reguero de sangre bramaba furioso. El cuchillo le había perforado la carne, y sentía una presión helada y dolorosa.
─Tú... tú me has obligado a hacerlo ─le recriminó el hombre, alejándose de ella─. Yo sólo quería... la culpa la tiene mi sobrino... por haberme echado como a un perro... y tú... tú...
Se apartó de ella, pero Lola no sintió nada. Se estaba muriendo junto a un hombre que acababa de arrepentirse de quitarle la vida.
Quizá su existencia estaba abocada al fracaso y la maldita ironía. Álvaro la ignoraba pera era incapaz de pasar página. Y con Logan lo había arruinado todo.

─¡Apártate de ella! ─bramó una voz.
Vislumbró la presencia borrosa de Logan y creyó que estaba soñando. Las figuras se golpearon sin que Lola pudiera evitarlo. Odiaba la violencia pero se sentía demasiado débil para frenar aquella pelea.
─¡Yo... no quería!
Golpes. Más golpes.
Lola contemplaba la escena con miedo y pavor. Y de repente, algo provocó que abriera los ojos de par en par.
─¡Apiádate de mí, sobrino! ─rogó el hombre.
Pero Logan no lo hizo. Lo pateaba en el suelo una y otra vez, enloquecido y sin atender a razones. Lola comprendió sin necesitar más palabras, y en un arranque de lucidez, estiró el brazo hacia Logan hasta que consiguió captar su atención. La mirada azul se calmó en cuanto encontró la suya, y se dejó caer al suelo de rodillas mientras se llevaba las manos al rostro y lloraba como un niño.
─Logan... déjalo... por favor...
Abrió los ojos, dudando. Al borde de la locura. Contempló la mancha carmesí de su pecho y ella supo que la creía muerta, por lo que susurró su nombre para atraerlo hacia sí.
De pronto, Logan gritó su nombre y se arrastró hacia su cuerpo. En un segundo la tuvo en sus brazos y la acunó con ternura, susurrando su nombre con desesperación. Le besaba el pelo, el rostro y las lágrimas que bañaban sus mejillas.
─Tengo frío...
Logan se quitó la chaqueta y le cubrió los hombros mientras le rogaba algo que ella no acertaba a comprender.
─Tengo frío... mucho frío...
─No me dejes, Lola. No me dejes...
Pulsaba las teclas del móvil con dedos temblorosos, mientras que con la mano libre presionaba la herida y no dejaba de mirarla a los ojos. Bramó por teléfono que necesitaban un médico, pero Lola estaba hechizada en su boca. Si se moría, lo último que quería llevarse a la tumba era un beso de Logan. Se sentía demasiado débil para pedirlo, sin embargo.
Logan la pegó contra su cuerpo en un intento por ofrecerle calor.
─Mírame... Lola... mírame... porque de aquí no te vas. Te he encontrado, cariño ─la voz de Logan le resultó distante, pese a que él le hablaba sin tapujos. Hubo algo en su tono de voz que la animó a despertarse y emplear las últimas fuerzas para escucharlo─. No te vas... no voy a permitirlo. No puedes irte. Antes de conocerte creí que estaba podrido por dentro, pero esto late más fuerte que nunca ─cogió la mano de ella y la llevó hacia su pecho, provocando que esbozara una débil sonrisa─. Late porque tengo miedo a perderte. Porque estoy más acojonado que nunca. Late porque me he enamorado de ti, porque te quiero, Lola. Te quiero, pequeña. Eres mi razón más poderosa para querer ser una mejor persona, y no puedes dejarme solo ahora que sabes que mi corazón te pertenece.

Antes de que perdiera la conciencia, escuchó una voz ronca y masculina susurrar al borde de la desesperación mientras la acunaba en brazos: “te quiero, te quiero, te quiero”

¿QUÉ OS HA PARECIDO? A MÍ ESTE CAPÍTULO ME HA RESULTADO MUY DIFÍCIL... TANTAS EMOCIONES...
COMO SIEMPRE, ESPERO VUESTROS COMENTARIOS

31 comentarios:

  1. Wooow por que siempre nos dejas así :c Quiero más!!! Ojalá se quede con Logan, él se ha ganado mi corazón! :3

    ResponderEliminar
  2. Santo Dios, que capítulo cada vez con ganas de leer más... Gracias!!!! Me sigo quedando con Álvaro...

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, hasta me hiciste llorar jajaja Team Logan♥
    Saludos desde México!

    ResponderEliminar
  4. Madre mia!!!!capitulazo..me ha encantado😍😍😍😍 amo a Logan. No me dejes así con la incertidumbre, quiero más.

    ResponderEliminar
  5. bufff se me han saltado las lagrimas Chloe..... presiento que ya se acerca el final

    ResponderEliminar
  6. chloe que mala eres como nos dejas asi!!!....me encanta Logan, lo amo!!!!

    ResponderEliminar
  7. AMIGA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! te luciste con este capitulo DIOOOOOOOOOOOOOS que intenso y frustrante para mi Logan pobre hombre y Lolita ella no se merece lo que le esta pasando me dejas mal Chloe yo tambien quiero a Logan!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias¡! Lola no se merece sufrir, pero así es la vida

      Eliminar
  8. Holaaa!!! Madre mia me va a dar algo , que capitulo mas bonito, me emocionado muchusimo. Pobre Lola espero que se ponga bien. Por fin Logan le abierto su corazon.
    Deseando leer el proximo capitulo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Logan se ha sincerado poooor fiiin. Ahora le toca a ella jeje

      Eliminar
  9. Santo cielo como he sufrido por Lolita
    No se si es la angustia pero cada capítulo es mas corto

    team Álvaro

    ResponderEliminar
  10. Buaaa que capitulazo si señor ayy mi logan esk es el el es para lola si si siii

    ResponderEliminar
  11. Ayns... tengo el corazón en un puño. Cuantas emociones, pobre Lola, la declaración de Logan *-* y Álvaro... se le declarará así también? Es difícil de superar
    Qué ganas del próximo... jiji

    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Lo mejor de leerlo tarde es q me falta menos para leer el siguiente.ya es 2 de abril.besos chloe.te admiro

    ResponderEliminar
  13. Lo mejor de leerlo tarde es q me falta menos para leer el siguiente.ya es 2 de abril.besos chloe.te admiro

    ResponderEliminar
  14. Pero por dio'!! Mujer!! Qué me va a dar algo de tanto mirar a ver si ya está el capítulo! Q no me quedan uñas q morderme, cuelgalo yaaaaaa por faaaavoor

    ResponderEliminar
  15. Hola a todas, estoy impactada me ha encantado el capitulo y estoy cruzando los dedos por dos cosas primero que Lola se recupero por supuesto y segundo que Logan no se aleje de ella al menos no para siempre....

    ResponderEliminar