martes, 23 de junio de 2015

CAPÍTULO 36. CARTAS CON SABOR A LIMA

ANTES DE NADA, OS RECOMIENDO QUE LE ECHÉIS UN VISTAZO AL CAPÍTULO 35 , PUES HA PASADO MUCHO TIEMPO DESDE LA ÚLTIMA VEZ QUE COLGUÉ UN CAPÍTULO.
EL JUEVES HABRÁ OTRO CAPÍTULO MÁS, Y A PARTIR DE ENTONCES, DEBIDO A QUE HE TERMINADO LA UNIVERSIDAD (POOOORRR FIIIIIN) LOS CAPÍTULOS SE IRÁN PUBLICANDO CON NORMALIDAD.
OS ASEGURO QUE QUEDA LO MEJOR. TEMBLARÉIS AL SABER LO QUE OS ESPERA :)
PERDONAD LA ESPERA... LOLA, ÁLVARO Y LOGAN OS ESPERAN!

CAPÍTULO TREINTA Y SEIS: DESASOSIEGO

Lola clavó las uñas en el capó del coche. Se sentía tan desconcertada como aturdida por el repentino arranque violento de Álvaro, y era lo suficiente perspicaz para comprender que tras el hombre emocionalmente distante, se escondía un caimán que le había enseñado los dientes en más de una ocasión.
Aquella no era la primera vez que temía la reacción de Álvaro, y desde luego no era una sensación agradable. Si del amor al odio existía un solo paso, de la confianza al miedo ella los había saltado todo de golpe.
Él se llevó las manos al rostro, conmocionado por su actitud. Lo último que quería en la vida era hacer daño a Lola, pero estaba tan cerca de la locura que incluso dudaba de sí mismo.
Como le sucedió con Amanda...
Se estremeció ante aquel pensamiento tan repugnante. Detestaba al hombre miserable en el que se había convertido al babear tras las faldas de aquella mujer, y se juró a sí mismo que con Lola todo sería diferente. Por supuesto, si ella se lo permitía.
Decía el refrán que uno no sabía lo que poseía hasta que lo perdía, pero el tortazo con la realidad fue más cruel. Él siempre supo que Lola era especial; dulce, encantadora y preciosa. Por eso mismo había tratado de alejarse de ella. Porque las chicas como ella no estaban hechas para los hombres como él.
Y sin embargo, la deseaba con todas sus fuerzas. Por Dios Santo, la amaba pese a que fuera demasiado tarde.
─Discúlpame ─le suplicó angustiado.
Ella tembló cuando él le atrapó las manos para besarlas, y Álvaro soltó un juramento. Podía manejar su indiferencia, pero el temor que encontraba en sus ojos lo estaba matando.
─No me tengas miedo, por favor ─le rogó, arrodillándose a sus pies. Poco le importaba que estuvieran en mitad de la calle y cualquiera pudiera descubrirlos. ¿Profesor y alumna? Jamás lo serían. Ella lo era todo─. Nunca te haría daño, Lola. Créeme. No te tocaría a no ser que tú me lo pidieras. Antes me corto una mano que hacerte sufrir. Maldita sea, ¡Lo siento!
Ella se mordisqueó el labio inferior, nerviosa hasta que consiguió encararlo. Con gesto ausente, le devolvió la mirada.
─Lo sé... pero a veces no me gusta el hombre que intuyo bajo esa fachada que has construido. Siempre has huido de mí, pero si ese es el hombre que voy a encontrar cuando me buscas, tal vez no me guste.
Las palabras de Lola consiguieron destrozarlo por dentro. Asintió con un nudo en la garganta. Aquella chiquilla de diecisiete años poseía la capacidad de leer a las personas y ofrecer una sinceridad aplastante.
─A mí tampoco me gusta, Lola. Por eso tenía tanto miedo cuando te conocí.
Ella le tomó las manos, necesitando una explicación más profunda.
─Tenía miedo de que descubrieras que estabas enamorada de un espejismo
─ella sacudió la cabeza como si fuera una locura, pero él asintió con tristeza─. De que te dieras cuenta que no era el hombre que creías. Me asustaba decepcionarte.

─¿Y la diferencia de edad?
Álvaro resopló.
─A la mierda los años que nos separan. Estás más preparada que la mayoría de las mujeres que conozco.
─En realidad me siento muy perdida ─le descubrió.
Se sentía así desde que Logan había entrado a su vida, poniendo en duda los sentimientos que albergaba por Álvaro. Con él había experimentado un ansia de frenética y desesperada libertad. La ansiedad de querer saltar el barranco hacia lo desconocido... ¿Merecería la pena?
─Eres maravillosa. No importa lo que quieras hacer con tu vida, simplemente lo eres. Tienes potencial para triunfar.
─Me preocupa equivocarme.
─Sé egoísta. Lo necesitas.
Ella sabía que él tenía razón, pero poner aquella frase en práctica era difícil.
─Amanda.
Lola no comprendió a qué se refería hasta que contempló la sombra grisacea en la que se había convertido su rostro. Quien quiera que fuera aquella mujer, debía de afectarlo muchísimo.
─¿Quién es?
─Mi demonio ─respondió evasivo. Inspiró y le soltó la mano. Lola supo que tocar aquel tema lo afectaba de una manera que ella ni siquiera podía intuir─. La razón por la que no creo en mí mismo. Supongo... que ya va siendo hora de desterrar el pasado para siempre.
─Te hizo daño ─comprendió.
Álvaro esbozó una sonrisa cínica.
─Nos hicimos daño mutuamente.
─Tú no vas a hacerme daño, y yo a ti tampoco.
De repente, Álvaro se levantó del suelo y la estrechó entre sus brazos. Era un verdadero misterio que una chiquilla de diecisiete años le ofreciera tanta paz, pero así era. Paz, luz, calma y amor.
─Te quiero ─le susurró al oído.
Lola le acarició el pelo, percibiendo su dolor. Al ver que no respondía, él la estrechó más fuerte. Prefería escuchar una negativa rotunda antes que comprobar que ante su declaración, ella solo podía ofrecerle un silencio que lo sumía en un mar de incertidumbre.
─Lola...
─Me has dicho que tengo que ser egoísta.
─Lo sé. Llevarlo a la práctica es más complicado ─forzó una sonrisa al separarse de ella─. Tómate el tiempo que necesites, no voy a agobiarte. Lo prometo.
─Es muy cortés por tu parte. Yo llevo persiguiéndote meses, y ahora que necesito mi espacio te muestras persistente.
Álvaro le abrió la puerta del coche.
─¿Algún día dejarás de guardarme rencor? ─inquirió más calmado.
─Si te guardara rencor, no estaría aquí contigo. Ni dudaría.
─Entonces...
Lola se sentó en el asiento, clavando los ojos en la luna del coche.
─Duele. No puedo evitarlo.
─Lo entiendo ─admitió resignado.
─No, no lo haces ─respondió ella, algo más alegre─. Crees que mi actual reticencia se debe a un berrinche de una chiquilla a la que despreciaste sus atenciones. El problema es que otro apareció en tu lugar y me dio todo lo que necesitaba cuando tú insistías en apartarte de mí. Si él no hubiera aparecido y nos encontráramos de nuevo en esta situación, correría a tus brazos sin dudarlo.
─Me matas, Lola. Eres tan sincera como una serpiente.
Ella se encogió de hombros.
─Lo he sido por los dos durante demasiado tiempo.
Álvaro se inclinó sobre ella, acariciándole el lóbulo de la oreja con la boca, provocando que se estremeciara. Pese a su frialdad, percibía la duda que la atosigaba. El pasado en el que lo había amado no estaba lejos, y tal vez él pudiera recordárselo mientras aquel idiota de Logan perdía ahora el tiempo. Le constaba que el chaval había desaparecido, provocando el actual desasosiego de Lola.
─Te quiero. Mis palabras son sinceras, Lola ─le agarró la mano para llevársela al pecho, donde el corazón le latía fuerte y constante─. ¿Lo notas? Estoy harto de fingir.
Ella apartó la mano con cierta brusquedad.
─Llévame a casa, Álvaro.

***
Traición.
Existía algo peor que vivir con la certeza de que nadie podría amarlo: hacerse ilusiones con una maldita embustera que lo había utilizado para olvidar a su puñetero profesor de literatura.
─¡Qué te jodan, Lola! ─escupió rabioso.
Estampó la botella de whisky contra la pared de la casa, encolerizado. Se odiaba a sí mismo por haber sido tan ingénuo. Desde pequeño había estado solo. Le constaba que para el resto del mundo él no era más que una mierda, pero lo había sobrellevado con frialdad. Hasta que ella llegó a su vida.
Los demás no podían herirte sino les conferías aquel poder, y a ella se lo había puesto en bandeja. Le había entregado su corazón, le había dicho que la amaba... ¿Y todo para qué? Para que en su ausencia, en un achaque de dudas, ella besara a Álvaro y le prodigara su amor.
“Acéptalo imbécil, tú nunca habrías sido su elección. Álvaro. Siempre fue Álvaro. Incluso cuando hicieron el amor en aquel hospital. Dudaba que en aquel instante que para él fue mágico, ella no hubiera pensado un solo segundo en el otro hombre”
Se derrumbó sobre el suelo y se echó a llorar. De todos modos la quería, no podía evitarlo. Amaba su sonrisa, la manera distraida en que contemplaba el acantilado, las manos temorosas que lo acariciaban... todo.
Lola lo era todo.
La que le había clavado un puñal en la espalda.
Creía que, tras todas las desgracias que le habían sucedido en la vida, nada podía herirlo a esas alturas. Cuánto se había equivocado....
Y aunque necesitara odiarla para sentirse algo mejor, era incapaz de hacerlo. Sabía que le arrancaría el corazón al primero que le hiciera daño a Lola. Porque estaba enamorado de Lola. Así era la realidad, y nada podía cambiarlo por muy traicionado que se sintiera.
Entonces lo vio.
Al principio le pareció un espejismo. Hasta que se colocó de perfil, a la vista de aquella ventana. Jamás podría olvidar aquella sonrisa torcida y asquerosa. La misma que no había dejado de esbozar mientras asesinaba a toda su familia.
─Has llegado antes de lo previsto... ─murmuró, sintiendo como el odio se apoderaba de él.
Caminó hacia la casa y sacó la navaja que siempre guardaba en la bota. Había llegado el momento de enfrentarse a los demonios de su pasado. Gracias a Dios, Lola estaba lo suficiente lejos para no contemplar lo que él haría. En lo que se convertiría.
Antes de abrir la puerta, recordó un instante. Los recuerdos le otorgaban el valor necesario. La entereza para asesinar al hombre que le había destrozado la vida.

Tirado en el suelo, su hermano pequeño yacía sobre un charco de sangre. A pocos metros, su madre, enmorecida por los golpes, estaba agazapada en una esquina. Logan ni siquiera sabía si seguía con vida.
Se tapó la boca para ahogar un sollozo, pero no fue suficiente para que los pasos de aquel hombre se acercaran hacia donde estaba. El miedo lo sobrecogió mientras se escondía bajo la cama. Lo último que vio antes de cerrar los ojos fue los zapatos de aquel hombre manchados con la sangre de su hermano.



15 comentarios:

  1. Por fin.mecalegro tanto de tu vuelta.ahora a disfrutar de esta historia.gracias.logan no podrá vengarse. Verdad?

    ResponderEliminar
  2. Por fin.mecalegro tanto de tu vuelta.ahora a disfrutar de esta historia.gracias.logan no podrá vengarse. Verdad?

    ResponderEliminar
  3. Chloe me has dejado sim palabras mujer tu quieres que me de algo verdad jajajaja .Pobre Logan no puedo creer que piense tan mal de Lolita y de verdad que Alvaro es un manipulador no me agrada espero que reaccione Logan antes de que cometa una locura que no tendrá remedio, ya extrañaba mi historia de este triangulo Chloe excelente pero quiero mas siempre lo dejas en la mejor parte malvada jaajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. noooo, esta muy corto jajajaja.. que bueno que volviste ya te extrañabamos y a logan tambien jjaja, saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Pobre Logan se siente traicionado, y Alvaro se aprovecha de su ausencia. Chloe se me hizo
    cortisimo este capitulo. Que bien tenerte de vuelta,y que ya hallas concluido tus estudios, Felicidades

    ResponderEliminar
  6. Ayy k bien.volver a leer sobre ellos bueno alvaro sigue sin gustarme y logan k va hacer k no haga ninguna locura xf jijiji

    ResponderEliminar
  7. jajajajaj se te entiende Chloe la u te quita mucho tiempo jajajaja y estoy muy contenta que la historia siga, esperando con muchas ansias el proximo capitulo, se te quiere Chloe

    ResponderEliminar